Saltar al contenido
Blog.kubekings.com

Como hacer el cubo de rubik 4×4

¿Como hacer el Cubo de Rubik 4×4? Seguro alguna vez te has preguntado cómo se resuelve un cubo 4×4. En este tutorial te lo vamos a explicar paso a paso pero, para ello, es necesario que hayas aprendido primero a hacer el cubo de rubik 3×3. Si necesitas ayuda puedes echar un vistazo a nuestro tutorial.

¿Ya sabes hacer el cubo 3×3 y quieres enfrentarte a nuevos retos? El cubo de rubik 4×4 es el siguiente en dificultad. Resolverlo es un poco más complicado que el 3×3, pues tendrás que aprender nuevos algoritmos, pero no te preocupes te los explicaremos detalladamente.

Para llegar a la solución de este cubo vamos a utilizar el método de reducción, es decir, reduciremos el 4×4 en un 3×3. Para ello, primero haremos los centros, después las aristas y, una vez llegados a este punto, resolveremos las esquinas como en un 3×3. Sin embargo, nos encontraremos con nuevos problemas, como las paridades, pero tranquil@, con nuestra ayuda lo solucionarás sin problemas.
¡Empezamos!

Piezas del cubo de rubik 4×4

Del mismo modo que el cubo de rubik 3×3, el cubo 4×4 se compone también de centros, aristas y esquinas. Sin embargo, encontramos algunas diferencias: cada centro está compuesto por 4 piezas, las aristas por 2 y la esquina será solo una.

En total tendremos:

  • 24 piezas centrales
  • 24 piezas que compondrán las 12 aristas
  • 8 esquinas

A diferencia de lo que ocurre con los centros en el cubo 3×3, en el 4×4 Los centros no son fijos. Por lo tanto,debemos tener muy claro cuál es su posición correcta para no tener s problemas con su resolución.

 

Caras del cubo 4×4

¿Te has fijado en el color de las caras?? Del mismo modo que en el cubo de rubik 3×3 encontramos 6 colores, opuestos entre sí. El opuesto del blanco será el amarillo; el opuesto del rojo el naranja y el opuesto del verde el azul.

Recuerda que, para resolver cualquier cubo de rubik debemos tener siempre una cara de referencia que, en nuestro caso, será la blanca. De este modo, si cogemos el cubo con la cara blanca hacia arriba, el color que queda a nuestra derecha es el rojo, cuyo opuesto, como hemos mencionado anteriormente, es el naranja.

Esta es la combinación de colores estándar y es la que encontraremos en la mayoría de los cubos.

Notación para el cubo de rubik 4×4

Para realizar el cubo de rubik de 4×4 será necesario saber algo de notación, puesto que lo más probable es que nos aparezcan casos de paridades que se resolverán aplicando ciertos algoritmos. Para ejecutar estos algoritmos deberemos saber qué significa cada movimiento. Podemos encontrarnos con:

  • Giros en sentido antihorario: son aquellos que serán contrarios al funcionamiento del reloj.
  • Giros en sentido horario: los giros que hagamos de acuerdo con las agujas del reloj.

Cada letra hace referencia a una cara del cubo, de modo que:

  • U (Up): capa superior
  • D (Down): capa inferior
  • R (Right): capa derecha
  • L (Left): capa izquierda
  • F (Front): capa frontal
  • B (Back): capa trasera

Cuando te encuentres la letra normal, es decir sin apóstrofe, quiere decir el que giro será en en sentido horario (U). Sin embargo, cuando lleva el apóstrofe, es un giro anti-horario (U’).

Si todavía te queda alguna duda acerca de la notación, puedes resolverla en nuestro articulo donde explicamos toda la notación del cubo de rubik. (Tienes el enlace un poco más abajo)

Giros de las capas internas del cubo 4×4

En los cubos de 4×4, además de los giros horario y anti-horario,también existen giros internos y giros de dos capas. Para indicar el giro de las capas internas pondremos la misma letra que para la capa exterior pero en minúscula.

Te lo mostramos en las siguientes ilustraciones:

Si es la primera vez que ves la notación del cubo de rubik 4×4 es probable que necesites un poco más de información sobre los giros de las capas. En el siguiente enlace podrás encontrar detalladamente toda la información.

Notación Cubo de Rubik

Pasos para resolver el cubo de rubik 4×4

Resolver los centros

El primer paso será el de resolver los centros del cubo 4×4. Para ello, vamos a olvidarnos del resto del cubo pues, las piezas centrales solo se moverán en los centros, es decir no ocuparán otra posición.Deberemos ir agrupando colores de forma que hagamos todos los centros. Debemos tener en cuenta, tal y como acabamos de explicar en el apartado anterior, la posición de los colores.

Para hacer los centros no hay un algoritmo específico, se hace por intuición. No te desesperes, aunque tardes mucho en juntar las piezas…¡acabarás lográndolo! Iremos haciendo líneas de dos piezas del mismo color y las colocaremos en vertical a nosotros para no romperlas cuando giremos el cubo. Vamos a verlo detenidamente.

  • Primer centro

El primer centro que realizaremos será el blanco.el más sencillo de hacer, puesto que no vamos a romper nada que ya tengamos hecho, ni tenemos que construirlo en ningún lugar en especial.
En este paso simplemente tendremos que agrupar las cuatro piezas centrales blancas. Para ello haremos dos líneas blancas emparejando las piezas de dos en dos (cada 2 piezas formarán una línea) y las juntaremos en el mismo centro.

¡Ya podemos pasar al siguiente centro! No te preocupes, poco a poco irás cogiendode práctica.

  • Segundo centro

Nosotros te recomendamos que el siguiente centro que hagas después del blanco sea su opuesto, es decir, el amarillo.

Para resolver este centro seguiremos el mismo método que en el centro anterior. Sin embargo,ahora debemos tener en cuenta que, si hacemos algún movimiento que modifique las piezas de la cara blanca que hemos puesto anteriormente,tendremos que recuperar ese giro después de emparejar las piezas que queramos unir formando una línea. Por ejemplo, si subo la cara derecha para juntar dos piezas amarillas, tras este movimiento, deberé proteger las dos piezas que he unido y devolver el giro de la capa derecha para recuperar el centro blanco.

Posteriormente, deberemos insertar la línea en el centro correspondiente. Por ejemplo, tenemos una línea amarilla en una cara lateral y queremos subirla a la cara opuesta al blanco. Lo primero que debemos hacer es, con el centro blanco abajo, poner la línea de forma vertical a nuestra vista, subir el centro a la capa superior, proteger girando la capa dos veces y devolver el primer movimiento. Lo verás más claro en la siguiente imagen.

No te preocupes por rotar las capas exteriores, no destruirán lo que tenemos ya hecho.

Ya tenemos la primera línea en el centro opuesto. Ahora realizaremos la segunda emparejando los colores y, para subirla, haremos el mismo algoritmo que en el apartado anterior, pero la pondremos debajo de la línea que ya tenemos hecha (línea por línea), de manera que cuando giremos la capa superior dos veces y devolvamos el movimiento, el centro se quede hecho. Lo verás mejor en la siguiente imagen.

 

  • Tercer centro

Una vez que hemos hecho los dos primeros centros, colocamos el cubo de lado, de manera que se queden a nuestra derecha e izquierda el color blanco y amarillo, respectivamente.

El tercer centro que hagamos podría ser cualquiera. El que veamos que tenemos más fácil de construir. Si todos te parecen difíciles ponte un objetivo y olvídate del resto. Por ejemplo empieza por el azul. Empareja dos piezas azules y luego otras dos, de manera que tengas dos líneas; recuerda poner las líneas hechas en vertical a tu vista, para no romperlas cuando gires el cubo. Posteriormente, sitúalas en el mismo centro.

Aún no tenemos que preocuparnos por la posición de los colores, éste es el primero.

Para ésto no hay algoritmos, es simple intuición. No te preocupes, con la práctica lo verás todo mucho más sencillo.

  • Cuarto centro

Llegado a este punto sí tenemos que considerar la posición de los colores. Debes tener en cuenta cuál has construido para colocar los siguientes centros en su correcta posición. Por ejemplo, si has construido el azul, debes tener en cuenta que, con la cara blanca hacia arriba, a su izquierda va el rojo y a su derecha el naranja.

En este caso vamos a hacer el centro rojo.

Volvemos a poner el cubo de forma que el centro blanco y amarillo queden a nuestra derecha e izquierda.

Buscamos dos piezas rojas de manera que podamos hacer una línea. No os preocupéis por rotar las capas externas. No romperán nada que tengamos hecho, al contrario que ocurre con las internas.

Realizamos la primera línea y la llevamos a su posición correcta junto al color azul. Vamos a explicar como hacerlo más extensamente al final de este párrafo, pero resumiendo: con el centro blanco a nuestra derecha y la línea roja a nuestra izquierda,subimos la línea derecha azul de forma que quede un centro por debajo de dónde se encuentra la línea roja. Después, giramos la capa donde se encuentra la línea roja, de manera que su posición sea línea junto a línea y devolvemos el centro azul. Ahora tendremos el centro azul otra vez construido y una línea roja en su posición correcta.

Al colocar las líneas en el cuarto centro nos podemos encontrar con tres casos:

 

  • Primer caso: la línea roja se encuentra en el centro que le corresponde. Simplemente gira la capa exterior para dejarla a tu izquierda y pasa al siguiente paso.
  • Segundo caso: la línea roja está en la cara opuesta a la azul. En esta situación el algoritmo a seguir sería (con el centro blanco a nuestra derecha):
    • Coloca la línea roja a tu izquierda.
    • Realiza el algoritmo: Rw, B2, Rw’. Dónde Rw sube la línea derecha azul un centro por encima; B2 gira la línea roja de izquierda a derecha, para ponerla junto a la azul y Rw’ devuelve el movimiento de la línea azul y a su vez baja la roja a su posición. Cuando esté en su centro, gira la capa dónde se encuentra la línea roja para colocarla a nuestra izquierda (U2).

Si no te aclaras así, mira la siguiente imagen.

  • Tercer caso: si la línea roja se encuentra situada junto a la cara azul pero en el centro que corresponde al centro naranja, deberemos hacer el mismo algoritmo que en el caso anterior. Sin embargo,en esta ocasión, en vez de girar la capa derecha una vez, lo haremos dos veces. Rw2, B2, Rw2, U2.

Ya tenemos la primera línea. ¡Vamos con la siguiente!

Para colocar la línea que falta haremos lo mismo, con cuidado de ir protegiendo y devolviendo los movimientos que impliquen romper algún centro que tengamos hecho. Una vez formada la línea utilizamos el algoritmo que hemos hecho con la primera línea.

Por si no te acuerdas bien, te recordamos cómo era ese algoritmo:

Con el centro blanco a nuestra derecha: Colocamos la línea roja a nuestra izquierda en la capa que se encuentre, subimos la línea derecha azul (una o dos veces, dependiendo de dónde se encuentre la línea roja -debe quedar un centro por debajo de nuestra línea roja-), giramos la capa de la línea roja dos veces para que quede línea con línea; y finalmente, devolvemos el movimiento.

  • Centros 5 y 6

Ya sólo nos quedan dos centros por hacer. Para resolver los dos últimos centros, haremos el verde y, por descarte, el naranja también quedará hecho. ¡Ánimo, pronto tendremos resuelto el cubo de rubik 4×4!

Para hacer este centro, en primer lugar haremos una línea verde y posteriormente la introduciremos junto al centro rojo. Si ya está colocada en su posición correcta,haremos como anteriormente: lo ponemos a nuestra izquierda y formamos la siguiente fila verde.

Sin embargo, nos encontramos con que está en el centro que corresponde al naranja, utilizamos el algoritmo que ya sabemos: Rw, B2, Rw’. Dicho de otro modo, con el centro blanco a nuestra derecha y la línea verde en vertical a nuestra izquierda, subimos la capa derecha una vez, giramos dos veces dónde se encuentra la línea verde y devolvemos el primer movimiento. Una vez lo tengamos hecho, colocamos esta fila a nuestra izquierda y hacemos la siguiente línea.

Si conseguimos que la última línea vuelva a su posición correcta a la primera… ¡genial, ya tenemos resueltos todos los centros!

Si no es así, repetiremos los movimientos anteriores. Recuerda, . con el centro blanco a nuestra derecha y la línea verde en vertical a nuestra izquierda, subimos la capa derecha una vez, giramos dos veces dónde se encuentra la línea verde y devolvemos el primer movimiento. Apunta bien el algoritmo: Rw, B2, Rw’.

Y….¡Listo! Ya hemos hecho todos los centros. Veamos ahora cómo resolver las aristas.

Resolver las aristas

Este paso es el más complicado, pues nos encontraremos las temidas paridades que caracterizan a los cubos pares, como es el caso del rubik 4×4. Pero no te preocupes, te guiaremos paso a paso para que consigas resolverlo.

En primer lugar, para hacer las esquinas, es muy importante vamos a tener en cuenta que las buscaremos en sentido horizontal, no en vertical.

Nuestro primer objetivo será encontrar dos aristas enfrentadas una a otra, pero de manera que no se encuentren en la misma línea; como mostramos en la siguiente imagen.

Caso de aristas enfrentadas en distintas líneas

Si nos encontramos dos aristas pero en la misma posición (como en la siguiente imagen) debemos aplicar este algoritmo para solucionarlo: (R, U, R’, U’) F’, U, F

Caso de aristas enfrentadas en la misma línea

Recuerda: solo podremos encontrarnos con dos casos:

  1. Tenemos dos aristas enfrentadas una a otra, pero de manera que no se encuentren en la misma línea, es decir, situadas a derecha e izquierda. En este caso realizaremos el siguiente algoritmo: (R, U, R’, U’) F’, U, F.

Las aristas se encuentran en la posición correcta para su resolución. Es decir, una frente a la otra pero en líneas diferentes.

Las primera aristas.

Las primeras aristas son las más fáciles de resolver.

Comenzaremos colocando el cubo en una posición de referencia, para que nos sea más cómodo de mover. Nuestra posición de referencia será la cara blanca hacia arriba y la amarilla hacia abajo. De esta forma, las aristas que iremos resolviendo estarán de forma horizontal a nosotros en el resto de caras del cubo.

Para empezar, iremos guardando las aristas que vayamos haciendo en la cara blanca y amarilla. Esta parte es la más sencilla y poco a poco se irá complicando.

Colocamos las aristas en el caso que anteriormente hemos explicado que nos interesa, una frente a la otra pero en líneas diferentes; las juntamos y subimos arriba para guardar. Lo haremos de la siguiente manera:

  • Para juntar, sólo tendremos que girar las dos capas superiores o inferiores hacia un lado.
  • Para subir giramos la capa exterior derecha o izquierda (depende de dónde tengamos la arista) hacia arriba; protegemos el movimiento y devolvemos.

Depende de donde guardemos la arista, realizaremos un algoritmo u otro:

A la derecha: Uw’, R, U, R’, Uw.
A la izquierda: Dw’, L’, U, L, Dw

En la siguiente imagen te mostramos un ejemplo de cómo sería si guardásemos la arista a la derecha con el algoritmo Uw’, R, U, R’, Uw

Repetiremos estos mismos movimientos hasta que hagamos toda la capa del centro blanco con aristas que tengamos bien colocadas. Para ello cuando subamos, debemos procurar siempre bajar una arista que esté mal hecha.

Cuando tengamos la capa superior con el centro blanco con cuatro aristas correctas hechas, voltearemos el cubo. e forma, ahora la capa del centro amarillo esté arriba y la del centro blanco abajo.

Seguiremos haciendo aristas como hemos explicado y colocándolas en la capa superior (en este caso la del centro amarillo). No te preocupes por desarmar el cubo, como las aristas las vamos a seguir buscando en las capas centrales, no romperemos lo que ya tenemos hecho.

Cuando completes las aristas de esta capa empezará lo más complicado. Ahora, relájate. Hazlo tranquilamente, tómate tu tiempo para buscar las piezas en la posición que te interesa e ir colocando las aristas y, sobre todo, no te rindas. Todo es cuestión de práctica.

Las aristas centrales

Para resolver las aristas centrales deberemos bajar una de las aristas que tenemos hechas al centro del cubo, de forma que podamos seguir haciendo aristas como lo venimos haciendo habitualmente y colocándolas arriba. Este paso solo lo tendremos que hacer dos veces; las dos últimas aristas o bien nos saldrán hechas o se harán de otra forma.

Las últimas dos aristas o bien nos las dará hechas o tendremos que acabarlas de otra forma.

En este caso, si las dos últimas aristas no nos las ha dado hechas tendremos dos casos:

  • En el primer caso, las aristas se encuentran una frente a otra en líneas diferentes. En esta ocasión, al contrario que en el resto del proceso, esto no nos interesa.
  • En el segundo caso, tendremos las dos aristas enfrentadas la una con la otra. Esto será lo que iremos buscando.

Si nos aparece la situación del primer caso, tendremos que aplicar el algoritmo de volteo que hemos venido aplicando en estas ocasiones, y que está explicado más arriba. Vamos a repetirlo una vez más:

Con las dos aristas situadas a nuestra derecha e izquierda: R, U, R’, U’) F’, U, F.

Haciendo este algoritmo obtendremos el segundo caso, es decir, tendremos dos aristas enfrentada la una con la otra (el que nos interesa en esta ocasión). Recuerda que para ponerlas enfrentadas puedes, si es necesario, girar las capas exteriores. Estos movimientos no supondrán ningún cambio ni romperán ningún centro ni arista ya hecho.

Cuando hayamos logrado poner una arista enfrentada a la otra aplicaremos un algoritmo que ya conocemos y las tendremos todas listas. ¿Preparados? ¡Vamos allá!

Tendremos que partir las dos capas superiores haciendo Uw y luego aplicar el algoritmo de volteo; finalmente devolvemos el movimiento de las capas superiores y… voilà. El algoritmo es (con las dos aristas situadas a nuestra izquierda y derecha): U’w, (R, U, R’, U’) F’, U, F, Uw.

Resolución 3×3 con paridades

Ya tenemos hechos todos los centros y todas las aristas. Ahora llega la parte más fácil y divertida, pues sólo tendremos que resolver el cubo como un 3×3 normal y ya habremos terminado nuestro cubo 4×4.

Sin embargo, durante el proceso podemos encontrarnos con algún problemilla… Te darás cuenta que cuando haces la cruz amarilla no consigues que las piezas se coloquen en su posición correcta.¿Por qué no te deja terminarlo? Muy sencillo, ¡estás ante un caso de paridad!Pero que no cunda el pánico… a continuación vamos a explicar qué tienes que hacer para resolverlo.

Volvamos al principio de esta parte y comencemos de nuevo:

Cuando ya tenemos los centros y las aristas hechas de nuestro cubo de rubik 4×4, debemos de imaginar que nuestro cubo es un 3×3. ¿Sabes resolver un 3×3, verdad? Pues bien, aplica tus algoritmos para hacer la cruz blanca, luego colocar las esquinas, a continuación las aristas centrales y, por último, haz la última capa. Bueno… quizás tu método es de otra forma, ¡hazlo como tú sepas y te sea más cómodo!

Al hacer la última capa pueden darse cuatro casos:

1. CASO 1: RESUELTO

En el mejor de todos los casos puedes realizar y finalizar tu cubo sin problema. Si esa es tu situación… ¡Enhorabuena, ya has terminado tu 4×4 y no te ha salido ninguna paridad! Si no lo es…sigue leyendo.

2. CASO 2: PARIDAD OLL

Estás realizando la cruz amarilla y te encuentras con una arista que se encuentra volteada. ¡Te ha salido una paridad de OLL! Cuando realizamos la cruz amarilla en un 3×3 nos encontramos cuatro casos: el punto, una arista, la línea y una L, que comúnmente se llama “Las 9”. Pues bien, si quieres reconocer a la primera si vamos a tener que realizar un algoritmo de OLL en nuestro 4×4, realizando la cruz amarilla nos saldrá orientada o una sola arista o la L; es decir, un número impar de aristas orientadas.

Para resolver el caso de paridad en el mismo momento que lo ves, utiliza el algoritmo de Paridad OLL. No importa la arista por la que comiences a aplicar el algoritmo, se eliminará lo hagas desde dónde lo hagas; pero lo óptimo sería que empezases sobre la arista que tiene paridad. El algoritmo es el siguiente:

Paridad OLL: Rw, U2, (x) Rw, U2, Rw, U2, Rw’ U2, Lw, U2, Rw’ U2, Rw, U2, Rw’ U2, Rw’

Ejemplo de Paridad OLL

3. CASO 3: PARIDAD PLL

Te encuentras dos piezas permutadas entre sí. Esto quiere decir que tiene dos aristas bien y dos mal. ¡Otra paridad! En esta ocasión es la de PLL y es más sencilla de resolver que la anterior.

También podemos encontrarnos todas las aristas bien y dos esquinas mal. No te preocupes, se resuelve con el mismo algoritmo.

En conclusión, vas a tener dos piezas permutadas entre sí, ya sean aristas o esquinas; y el algoritmo con el que se resuelve es el siguiente.

Paridad PLL: r2, U2, r2, Uw2, r2, Uw2

Ejemplo de Paridad PLL        4. CASO 4: DOBLE PARIDAD

El último caso que podemos encontrarnos será en el que nos aparecen los dos tipos de paridades juntas; el de OLL y PLL. No te preocupes, los algoritmos son los mismos que acabamos de aprender y se ejecutan por el siguiente orden:

En primer lugar, se realiza el de OLL porque será el que veamos primero y, por último, el de PLL. Una vez ejecutados ambos algoritmos resolveremos el cubo por nuestro método habitual.

¡¡Ya tenemos hecho nuestro 4×4!!. Ahora sólo tendrás que practicar mucho y pronto lo resolverás sin problema.

¿Te ha parecido difícil? Si lo prefieres, puedes apoyarte en nuestros video-tutoriales. En ellos explicamos todo lo leído anteriormente.

Vídeo para resolver el cubo de rubik 4×4

Vídeo para resolver paridades

Y…si todavía te queda alguna duda después de leer el tutorial y ver los vídeos, escríbenos un comentario e intentaremos contestarte lo antes posible.

Solve It!