Saltar al contenido
Blog.kubekings.com

Cómo resolver el Skewb

El skewb es un cubo de rubik de fácil resolución y muy entretenido. Este tipo de rompecabezas gira en torno a los vértices y presenta giros de 120º. Al realizar un giro se mueve la mitad del cubo por lo que en un principio puede parecer complicado de resolver ya que un movimiento implica el giro de muchas piezas; pero en realidad es muy sencillo, ya que con simples algoritmos del estilo (subo, subo, bajo, bajo) se puede resolver.

Este puzzle lo inventó un periodista inglés poco después del cubo de rubik 3×3 y posteriormente fue comercializado por Uwe Meffert. Este rompecabezas se ha puesto muy de moda y es uno de los cubos más demandados, ya que se incluyó como categoría en las competiciones oficiales de la WCA. La primera competición en la que se incluyó la categoría de Skewb en España fue el marzo de 2014, en el Murcia Open. Desde entonces, los speed cubers están practicando con este cubo.

Actualmente el récord del mundo está en poco más de 1 segundo.

Con este tutorial te enseñaremos a resolver el skewb de una forma fácil. Poco a poco podrás aprender más algoritmos y quién sabe si en un futuro tú serás quien ostente el récord mundial.

En Kubekings tenemos muchos modelos diferentes para que elijas el que mejor se adapta a ti. ¡Encuentra en tuyo aquí!

Piezas del skewb

El skewb tan solo se compone de 8 esquinas y 6 centros. Todas sus piezas son móviles y se pueden intercambiar entre sí.

Notación para el skewb

La notación para el Skewb es muy sencilla, si bien es cierto, que al principio puede que nos cueste un poco de trabajo saber si la estamos realizando correctamente o no.

Sabemos que giramos la capa del skewb correcta, cuando el vértice sólo gira sobre sí mimo y no se desplaza por el cubo, es decir, no cambia de posición.

En la siguiente imagen puedes ver más claro a qué correspondería cada letra. Las letras en minúscula corresponden a la parte superior del cubo y las mayúsculas a la parte inferior, situada inmediatamente debajo de su letra en minúscula. Finalmente, como en cualquier notación, la letra sin apóstrofe tiene sentido horario (en sentido de las agujas del reloj); mientras que las letras a las que acompaña el apóstrofe, giran en sentido contrario a las agujas del reloj, antihorario.

F: Frontal

R: Derecha

L: Izquierda

B: Detrás

Cabe destacar que, para realizar los scrambles oficiales del skewb, la posición en la que debemos coger el cubo es la siguiente: Con la cara blanca mirando hacia arriba, a nuestra izquierda nos encontramos con el color verde y a la derecha el rojo.

La siguiente imagen podría ser un resumen de todas las anteriores. En este caso, recordamos que giramos la capa correcta cuando el vértice sólo gira sobre sí mismo y no desplaza su posición.

NOTA: La esquina azul-naranja-amarilla correspondería a B.

Cómo resolver el skewb

Paso 1: ordenar las esquinas de una capa

El primer paso para realizar nuestro skewb sería ordenar correctamente las esquinas de una de las caras.

Nosotros vamos a empezar por las esquinas blancas en el centro blanco. Coloca en su cara una esquina blanca y úsala como referencia. A partir de esa esquina, deberás insertar las otras tres en su correcta posición.

Para este paso no hay ningún algoritmo específico, pero te dejaremos algunos casos prácticos para insertar las esquinas una vez las tenemos en la cara que deseamos. No importa que las cuatro esquinas que ordenemos estén en su centro correcto o no; pero nosotros en este caso, sí las vamos a poner en su centro correcto. De esta forma, para finalizar, tendremos menos casos y será más fácil de aprender.

Os recordamos la importancia de coger el cubo tal y como se muestra en la imagen para que el algoritmo se aplique correctamente. En unas imágenes más abajo os mostramos cómo serían los movimientos.

R’ F’ R F (x2)
R’ F’ R F

Si te fijas, al hacer el primer algoritmo, pasaremos al segundo algoritmo. ¡Para este paso sólo tendremos que aprender uno!

Paso 2: ordenar las esquinas de la capa contraria

En este paso vamos a ordenar las esquinas de la capa contraria a la que acabamos de hacer. En este caso, como en el paso 1 hemos ordenado las esquinas de la capa blanca, vamos a ordenar las esquinas amarillas.

Para realizar este paso sólo vamos a utilizar un sencillo algoritmo, que viene a ser el típico subo-subo, bajo-bajo.

Para ordenar las esquinas amarillas debemos poner esta cara mirando hacia arriba, y podremos encontrarnos tres casos que detallamos a continuación.

Caso 1: r l r’ l’

En el caso 1 nos encontraremos con dos esquinas amarillas situadas en el lateral del cubo, la una junto a la otra; y las otras dos esquinas en las caras adyacentes a estas dos, pero en este caso, enfrentadas la una con la otra. Puedes verlo más claro en la imagen.

Para resolverlo cogeremos en cubo situando las dos esquinas que están juntas a nuestra derecha, como vemos en la imagen.

Aplicamos el siguiente algoritmo: r l r’ l’

A la vez que las esquinas amarillas se van a colocar hacia arriba, también se van a ordenar en su correcta posición.

 

 

Caso 2: r l r’ l’ — r l r’ l’

 

En el caso 2 nos encontramos con dos esquinas amarillas mirando hacia arriba, enfrentadas la una con la otra; y las otras dos situadas en los laterales del cubo. Para resolverlo cogemos el cubo tal y como se muestra en la imagen y aplicamos el siguiente algoritmo: r l r’ l’; pasamos al caso 1. Ponemos el cubo en la posición que hemos indicado en el caso 1 y volvemos a aplicar el algoritmo: r l r’ l’

Al igual que en el caso 1, las esquinas amarillas se ordenan en su posición correcta.

 

 

Caso 3

 

 

El caso 3 es el cubo con las esquinas en su posición correcta.

 

 

 

 

Paso 3: ordena el centro amarillo

El siguiente paso que vamos a realizar será el de colocar el centro amarillo en su correcta posición.

Para ello y con el centro amarillo de frente a nosotros y las esquinas amarillas mirando hacia arriba, aplicamos el siguiente algoritmo: l r l’ r’ (Y Y) l r l’ r’ –> Y es la rotación del cubo en el eje Y.

l r l’ r’ (Y Y) l r l’ r

Paso 4: Resolver el cubo

Una vez que tenemos la cara blanca y amarilla resueltas sólo podremos encontrarnos dos casos.

Caso 1: Solo tenemos tres centros que resolver. Para resolver el cubo en este caso pon la cara blanca a tu derecha y la amarilla a tu izquierda. La otra cara que está resuelta colócala en la parte inferior. Realiza el mismo algoritmo que el paso anterior. Deberás hacerlo una o dos veces para que se resuelva.

Caso 2: Tenemos cuatro centros que resolver. Para solucionar el cubo en este caso pon la cara blanca a tu derecha y la amarilla a tu izquierda y realiza el algoritmo del paso anterior una vez. Se resolverá una cara y deberemos usar el caso 1 para terminar de resolverlo.

 

¡Ya hemos terminado!

Como veis, los algoritmos son muy sencillos y casi siempre siguen el patrón subo-subo, bajo-bajo. Simplemente debemos tener en cuenta la posición de las piezas para poder aplicarlo bien.

¡Seguro que con unas cuantas veces que practiques lo harás sin problemas!

Esperamos que el tutorial de cómo resolver el skewb te haya servido de ayuda. Si todavía te queda alguna duda, puedes apoyarte en nuestro tutorial de youtube (aunque la resolución aquí es algo diferente a lo que hemos explicado) o dejarnos un comentario.

Tutorial del Skewb en vídeo